Analizamos BloodBorne

La que le ha caído a PS4 por lo decepcionante que ha resultado ser el primero de los grandes juegos esperados para este prometedor año que le aguarda a la nueva generación de consolas. The Order 1886 ha sido carne de cañón, y con toda la razón del mundo, y es que la obra de Ready At Dawn prometía ser una de las grandes apuestas para la consola de sobremesa de Sony, que finalmente lo único remarcable que ha ofrecido ha sido un apartado técnico admirable. La nueva generación sigue muy cuestionada por los reiterados retrasos de algunos juegos, así como la polémica alrededor de las remasterizaciones de juegos de la anterior generación. Aunque la primera razón para muchos en no dar el paso a PS4 y Xbox One es la falta de juegos que den un motivo real por el que cambiar.

BloodBorne

BloodBorne es sin duda una de las mayores razones hablando de juegos que cualquier jugador podría tener, aunque hay que reconocer que su propuesta puede echar para atrás a muchos compradores, y es que la saga Souls a pesar de gozar de un gran aceptación por parte de la crítica y público a muchos jugadores les cuesta más de lo habitual darles una oportunidad a los juegos de From Software, en gran medida y lamentablemente por su excesiva dificultad, que hace que muchos jugadores miren a los juegos de la compañía de forma muy reticente.

Incluso a mi personalmente, era un lanzamiento que me daba mucho miedo, un miedo agudizado más si cabe por la decepción de The Order 1886. Nunca me he sentido atraído por la saga Souls, principalmente por que la ambientación medieval de la que hacen gala no es de mi preferidas, y a pesar de oír auténticas maravillas de estos juegos, nunca decidí darles una oportunidad en la época de PS3. ¿Por que si ahora? Bueno, a pesar de que BloodBorne ofrece una mecánica muy parecida a los juegos de la saga Souls, la ambientación es totalmente diferente, y pese a que en muchos sitios califiquen a este nuevo BloodBorne como una nueva entrega desde el nacimiento de Demons Souls, visualmente no podían ser más dispares. Además, el hecho de ser un título exclusivo de PS4 evidentemente le otorga un valor e interés añadido, y si ya confirmamos la calidad del título con unas reviews que incluso han mejorado la media de los juegos anteriores de la saga en Metacritic, nada podía fallar, ¿verdad?

“BloodBorne"

Pues la verdad es que no. Sin ánimo de andarme con rodeos, y después de disfrutar de casi 60 horas de su modo campaña, puedo decir de forma más que satisfactoria que BloodBorne es uno de los mejores videojuegos que he tenido la gran suerte de disfrutar en los últimos años. Como novato en esta saga además ha sido un soplo de aire fresco para mi, mayor seguro del que sentirán aquellos que ya han disfrutado de anteriores entregas de esta especie de saga creada por From Software.

BloodBorne es una autentica bestia, un referente que PS4 debería de lucir con orgullo, que brilla en todos sus apartados, evidentemente con más maestría en algunos aspectos que en otros, pero sinceramente la nueva obra de Miyazaki me ha parecido redonda, sublime y enfermizamente adictiva, tan adictivo que hacía tiempo no sentía tal “enganche” mientras jugaba a un juego. Su dificultad además deja claro que este no es un juego para niños, ni tampoco para casual gamers que se acercan al juego con intención de disfrutar brevemente de él. BloodBorne exige dedicación, e ir superando los acontecimientos que se nos ponen en nuestro camino es mucho más gratificante de lo que nunca pude imaginar con este tipo de dificultad. Cada combate en el juego es un combate a vida ó muerte, no hace falta llegar a un peligroso boss para sufrir y temer la muerte en este juego, y es que cada enemigo que nos encontramos en el juego (que por cierto, no son pocos XD) puede suponernos la muerte, sobre todo en los primeros compases del juego. Una vez que el jugador va solventando los problemas, y comienza a avanzar poco a poco, el juego pica hasta tal punto que es prácticamente imposible dejarlo de lado.

Para los más temerosos, es necesario hacer saber que el juego a pesar de contar con una dificultad bastante elevada, no es algo que sea imposible para el jugador medio o habituado a los videojuegos, además, el juego cuenta con la posibilidad de pedir ayuda de forma cooperativa, lo que puede facilitar y mucho por ejemplo los combates contra jefes finales que no seamos capaces de derrotar solos. Además de pedir ayuda, nosotros también podremos ofrecerla al resto de jugadores, ofreciéndonos un sistema cooperativo que funciona realmente bien, aunque a veces provoca algo de lag. Sin duda alguna, de entre todos los juegos que he tenido la oportunidad de disfrutar en PS4, no es que BloodBorne sea el más recomendable, es que es quizás el único que creo merece la pena de ser catalogado como un “imprescindible” que todo amante de los videojuegos debería de disfrutar.

BloodBorne

Como os comenté algunas lineas más arriba, una de las cosas que más atractivas me parecieron de BloodBorne, fue la ambientación tan tenebrosa y siniestra del que el título hace gala. Sin duda alguna, la ciudad de Yharnam es uno de los mejores escenarios que en mi vida de jugador he tenido oportunidad de explorar. Cada rincón del juego parece sacada de una película de Tim Burton, con árboles tristemente adornados con cuatro míseras hojas, ese cielo sobre el que parece caer una terrible maldición, y esa arquitectura que da un toque “depresivo y siniestro” a todo el juego de una forma muy personal que hace que este título sea fácilmente reconocible por ofrecer algunos escenarios con una clara inspiración gótica y victoriana del siglo XIX. Si hay algo que diferencia a BloodBorne de anteriores juegos de la saga Souls, es que por fin, el espectáculo visual así como el diseño general del juego van de la mano. BloodBorne es un juego que saca realmente provecho de la nueva generación, con un acabado gráfico que sin tanto uso de filigranas como las ya tan presentes partículas en todos los juegos a día de hoy, sorprende con un acabado gráfico realmente robusto, una tan cuidada dirección artística que incluso a veces llega a ser enfermiza, y que destaca de forma sorprendente en cada momento y en cada esquina en una impresionante ciudad, recargada de todo tipo de detalles y con unas criaturas que intimidan incluso antes de poder enfrentarte a ellas. Además llegados a un punto, abandonaremos los muros de una ciudad que terminaremos reconociendo para adentrarnos en las profundidades de sus entornos más salvajes y naturales que albergan incluso mayores horrores que la propia ciudad de Yharnam. Evidentemente, los momentos más impresionantes en este aspecto, lo protagonizarán las batallas contra los jefes y los temibles diseños de estos, que harán sentirse al jugador muy pequeño frente al poderío y bestialidad que estos desprenden. Sin duda, Miyazaki ha conseguido dotar a este BloodBorne de una tensión digna de mención que hace que el jugador se enfrente temeroso a cada paso que da, tanto que a veces incluso parecerá que estamos ante un Survival Horror.

Para ello, han optado por un incomodo silencio que nos acompañará en la mayor parte de nuestra aventura, obligando al jugador a estar atento ante cualquier mínimo ruido ante la posible presencia de enemigos que puedan truncar nuestro paseo y hacernos perder ecos de sangre tan valiosos para ir subiendo el nivel y los parámetros de nuestro personaje. Los momentos en los que disfrutaremos de unos magistrales temas orquestados se reservan a los combates contra los diferentes jefes, añadiendo de por si más tensión a una situación ya de por si tensa y que aumenta de forma considerable el nivel de epicidad de estos combates, y ascendiendo la adrenalina del jugador hasta niveles inusitados. Sin contar con el perfecto doblaje al castellano que nos ofrece la posibilidad por primera vez de disfrutar de una entrega de los chicos de From Software en perfecto castellano. A pesar de la gran calidad del doblaje al español, el juego cuenta además con la posibilidad de elegir hasta 5 idiomas diferentes para escoger las voces que más nos gusten manteniendo los subtítulos en castellano.

BloodBorne

Me gustaría hablar de alguna parte negativa del conjunto, pero es que BloodBorne más allá de su elevada dificultad que pueda hacer la propuesta no tan atractiva para todo el mundo, no tiene nada remarcable que mejorar. Quizás, y a pesar de no haber disfrutado de entregas anteriores, se pueda echar de menos las posibilidades de lanzar conjuros o hechizos que pudieran otorgar más variedad a nuestros ataques, aunque es indudable, que pese a lo poco que he podido disfrutar por ahora de Dark Souls II, el sistema de BloodBorne funciona mucho mejor que el que ofrecen las anteriores entregas de los juegos de From Software, incluyendo un sistema de combate mucho más directo y ofensivo, y que huye de la tónica de protegerse y que apuesta más por esquivar y atacar. Los combates están realmente bien cuidados y funcionan a las mil maravillas, a pesar de que quizás, como RPG podría ofrecer una personalización más importante a la hora de crear nuestro personaje, ofreciendo posibilidades o clases para nuestro personajes (magos, guerreros..) que realmente no existen en BloodBorne. He leído también como una de las mayores críticas respecto a juegos anteriores, que la nueva obra de los Miyazaki cuenta con un número bastante reducido de armas, aunque a mi personalmente no me lo parece, y es que además estas ofrecen una versatilidad muy alta, ofreciendo en todas ellas diferentes formas con las que poder atacar, ya sea usándolas con una mano y añadiendo una segunda arma a nuestra mano libre, o usando las dos manos, con lo que conseguiremos ataques más contundentes.

BloodBorne

Estamos hablando de una aventura muy extensa, que sin necesidad de llegar a las 60 horas que me ha llevado a mi completar la primera vuelta, no bajará de las 40 horas incluso para los jugadores más hábiles, y que además, cabe destacar que esas horas ni incluyen las bastas posibilidades secundarias que nos ofrece la obra, como las mazmorras a las que podremos acceder utilizando diferentes caliz que podremos usar para hacer rituales y desbloquear así diferentes mazmorras que esconden un buen número de bestias que podremos ir derrotando. La aventura es magna en virtudes, y desde luego, las posibilidades y duración es uno de sus puntos más positivos, por que además, durante todas esas horas de juego que nos ofrece BloodBorne, no llega a aburrir en ningún momento.

Tampoco merece la pena explayarse mucho más en las inmensas virtudes de este juego que sin duda alguna e independientemente de los juegos que están por llegar, ya se ha convertido uno de los lanzamientos más importantes no sólo de este 2015, si no de los últimos años. Ya se ha hablado tanto de BloodBorne que tampoco voy a contar nada nuevo, ni nada que no se haya dicho ya, pero como siempre y después de disfrutar de un juego de este calibre, me gusta poder ofrecer mi opinión acerca de un título tan importante como el que tenemos entre manos.

Los que aun no encuentran una razón de peso para pasarse a la nueva generación, tienen en BloodBorne una razón tan importante y de peso que sólo puedo sentir algo de tristeza y pena por todos aquellos que se dejen llevar por la equivoca reticencia que les impida realmente acercarse a BloodBorne con los brazos abiertos. Una lastima, por que se perderán una gran obra maestra y posiblemente una de las mejores exclusivas de la historia de Playstation.

Veredicto

Gráficos - 9.2
Jugabilidad - 9.7
Duración - 9.8
Sonido - 9.8
Diversión - 9.9

9.7

Obra Maestra

BloodBorne es una de las más importantes exclusivas que Playstation ha podido conseguir desde su nacimiento. La obra de los chicos de From Software en conjunto con Japan Studios ha dado fruto a una aventura épica y colosal que todo amante de los videojuegos debería de jugar. Un autentico imprescindible, y una de las mejores experiencias jugables que he tenido en los últimos años.

+ Espectáculo visual y diseño artístico majestuoso

+ El sistema de combate funciona a la perfección

+ Ambientación magistral

+ La ciudad de Yharnam nos ofrece uno de los escenarios más mágicos de los últimos años

+ La duración de la campaña dura entre 40 y 60 horas

+ Tremendamente adictivo

- El modo cooperativo a veces provoca algo de lag

- Su dificultad puede echar para atrás a algunos jugadores

User Rating: 4.88 ( 6 votes)

Acerca de Urko

Urko
Alumno y Prefecto de la casa Hufflepuff del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de Erudición. Próximo estudiante de la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos. Seriéfilo, cinéfilo y amante de los videojuegos.

Podría interesarte...

Analizamos Final Fantasy XV

No he querido correr, es evidente. Después de tantos años de espera, y de un …