Analizamos Final Fantasy XV

Gladiolus y Noctis

No he querido correr, es evidente. Después de tantos años de espera, y de un desarrollo que a muchos nos ha parecido eterno, jamás se me pasó por la cabeza jugar a este tan esperado juego deprisa y corriendo. No, lo he querido disfrutar, con muchas de sus posibilidades (no todas), avanzando sin prisa, completando misiones secundarias y disfrutando de todas las bondades de este juego tan importante.

Final Fantasy XV es para muchos de nosotros un juego que antes de jugarlo ya era especial. Anunciado hace más de 10 años, para una consola y una generación de consolas que hace tiempo ya dejamos atrás. Incluso con otro título diferente. Tanto retraso y tanto cambio hizo desconfiar a muchos, pero por suerte, Square-Enix finalmente lanzó el título el pasado 29 de Noviembre.

Por fin pudimos meternos de lleno en la bonita historia de Noctis, Prompto, Ignis y Gladiolus, el cuarteto protagonista de esta decimoquinta entrega numerada de la saga. Y ahora, por fin, y tras haber disfrutado de él con la calma que un título tan especial se merece, puedo decir con total rotundidad que Final Fantasy XV ha sido para mi…

Una decepción que cuesta admitir

No voy a andarme con rodeos. ¿Para que? Final Fantasy XV es un buen juego RPG, eso que quede claro para todos aquellos que están leyendo este análisis. Sin embargo, y aunque otras veces ya se han hecho comparaciones de este tipo, como Final Fantasy, para mi ha resultado ser una sonora decepción. Y la verdad, es que ha conseguido serlo en la gran mayoría de los aspectos.

Para empezar, voy a desgranar para mi, los que han sido los mejores puntos positivos del conjunto, que no han sido pocos, todo hay que decirlo. La tan comentada y criticada boy-band que representa el cuarteto protagonista es lo que otorga al título de un interés mayor. Las relaciones entre los 4 personajes protagonistas están bastante bien trabajadas, y la verdad es que en este sentido, funciona mucho mejor de lo que muchos pensaban que lo haría. Cada uno de ellos muestra una personalidad muy marcada, y aunque en el juego quizás no se ahonde tanto en ello, con el anime, la película CG y todo el contenido que nos ha ido ofreciendo Square-Enix durante este tiempo de desarrollo, ha hecho que comenzáramos a disfrutar de un juego cuyo personajes ya conocíamos. En el juego, y durante el desarrollo de la trama, no se hace más que fortalecer los caracteres del grupo y los lazos de unión entre los personajes. Si bien es cierto que la relación de los 4 personajes protagonistas está bien llevada, hay mucho personaje secundario que pasa sin pena ni gloria, y se nota que en este sentido la compañía ha puesto mucho menos mimo que en entregas previas de la saga.

Final Fantasy XV es capaz de lo mejor. Consigue, y no en pocas ocasiones, impresionar al jugador, ya sea con una puesta en escena impresionantemente bella, con unos combates que nos dejan sin aliento, o con una trama que en ocasiones se torna de lo más interesante. Sin embargo, tan pronto es capaz de lo mejor, como también es capaz de lo peor. El impresionante diseño del mundo abierto de la primera mitad del juego, pasa al olvido cuando la aventura se convierte en algo más lineal. No por el hecho de que pasemos de una experiencia jugable diferente. Considero que Square-Enix podría haber echo un trabajo mucho mejor en esta segunda parte de la obra. De hecho, a mi no me importa que la aventura se torne en algo más lineal en beneficio de una trama a la que le cuesta desarrollarse hasta ese punto. El problema, es como lo hace. 

Lo repetiré las veces que haga falta. Final Fantasy XV es capaz de sorprender muy gratamente al usuario, tanto como es capaz de sorprender de forma negativa, lo que nos deja una sensación agridulce y una cosa clara: que la calidad en general del conjunto está lejos de alcanzar lo que todos esperábamos de este título. Ni siquiera el aspecto técnico resulta ser tan apabullante como parece. Lo es en el mundo abierto, pero como ya he comentado antes, en las zonas más lineales, el diseño de escenarios parece de tercera, sin dejarnos ningún paisaje ó escenario que recordar, y lleno de pasillos metalizados más propios de una saga como Metal Gear Solid. Desacertado hasta tal punto que me resulta difícil recordar otra entrega con un apartado artístico tan irregular como el que nos ocupa con este Final Fantasy XV.Noctis, Prompto, Gladiolus e Ignis

Hay para mi pocos puntos, aunque si importantes que resaltar de forma positiva en esta entrega. Los personajes protagonistas han sorprendido muy gratamente después de las críticas que han recibido durante todo este tiempo. Unos personajes que además en las batallas se sincronizan a las mil maravillas. Las batallas, son uno de los puntos más trabajados, y aunque los más clásicos echarán de menos los combates por turnos, no se puede negar que el sistema de batalla creado por la compañía para este Final Fantasy XV, funciona a las mil maravillas, sobre todo cuando no sufrimos los problemas de cámara que nos ocasiona en no pocas veces, algunos elementos del escenario, como árboles, arbustos o muros. También en este aspecto hay cosas que no me convencen, como por ejemplo el uso de las diferentes magias, y como no, las posibilidades de invocar que me parecen simplemente una broma de bastante mal gusto acostumbrados a otras entregas de la saga… Las batallas cuando funcionan (que tampoco lo hacen siempre), funcionan realmente bien, y pese a lo que muchos puedan pensar, el sistema de habilidades es bastante amplio y confiere de muchas posibilidades. Además, a tener en cuenta la inmensidad de un gran mundo abierto que parece no tener limite. Y digo que no parece, por que pronto descubriremos, que tiene limitaciones varias y bastante importantes. Gráficamente el juego en la primera parte luce de escándalo. El mundo abierto está lleno de detalles, y recorrerlo a lomos de un Chocobo es una delicia que hace años ni siquiera podríamos imaginar. Sin embargo, no tardaremos en ver las evidente costuras a este gran mundo abierto. Pocas zona habitadas, de las cuales, las gran mayoría de ellas son gasolineras repartidas con la típica tienda, su restaurante y poco más que ofrecer. Al final, queda claro después de toda la experiencia, que lo mejor de Final Fantasy XV es recorrer su mundo en nuestro coche, ó a lomos de un Chocobo e ir completando misiones secundarias. Un placer que se hubiera reforzado si las misiones secundarios hubieran sido más interesantes y complejas. O cumplieando batidas para obtener nuestros tan ansiados Guiles. Un gran mundo abierto desaprovechado totalmente, y que en la aventura principal hará que simplemente visitemos dos grandes ciudades, de las cuales, tan sólo una de ellas nos dejará sorprendidos. Tan poco ha sido cuidado este aspecto del juego, que si no fuera por que el título lleva 10 años de desarrollo, diríamos que Square-Enix ha andado deprisa y corriendo. Con unos escenarios sin alma, y unas decisiones en el aspecto de diseño que difícilmente parecen ser sacadas de la misma mente de quien haya creado el impresionante (aunque vacío) mundo abierto, Final Fantasy XV nos hará preguntarnos en varias ocasiones donde está el gran juego que tanto nos habían prometido.

Con capítulos completos que se tornan tediosos, como ese capítulo número 13 que es tan placentero de jugar como de echarse sal en los ojos nada más despertarse de la siesta. Mal, mal y mil veces mal. La magia se va diluyendo a pasos agigantados cuando avanzamos en la historia, y si bien es cierto que por momentos logra recuperar el tipo, (especial mención una parte final que SI está a la altura de lo esperado) sorprende que un juego tan largamente esperado como este, meta la pata en ciertos aspectos hasta tal punto. Soy consciente también y me gustaría que los lectores también lo entendieran, que quizás estoy siendo más duro de lo habitual en este análisis. No me parece de recibo haber estado esperando una década para recibir un título de estas características, y que pese a que cuenta con aspectos realmente positivos, también cuenta con otros aspectos que deberían de avergonzar a cualquiera que se haya encargado de llenarnos de hype durante todos estos años. Si bien es cierto que puedo decir y siempre diré que Final Fantasy XV es un gran juego, creo que tiene demasiados aspectos en los que la obra no solo no brilla al mismo nivel en sus diferentes apartados. Se siente una irregularidad constante en toda la obra, y el resultado en muchos aspectos debería de avergonzar a más de un trabajador interno de la compañía viendo el resultado conseguido.

Analizar este título no en sencillo. No se trata de un juego más, ni siquiera de una entrega más de una saga tan importante como esta. Se trata del juego que hemos estado esperando toda una generación durante 10 años de nuestra vida. Cuando en aquel ya lejano 2006, se nos presentaba con el nombre de Final Fantasy Versus XIII. Hemos sido quizás más duros de lo habitual, pero creemos que la ocasión la merecía. Aún así, no me gustaría terminar este análisis con la sensación de que esta nueva entrega es un desastre en todos los aspectos, por que eso, no es así. El juego, consigue sorprender muy gratamente en ciertos aspectos, y como es habitual en otros aspectos, sigue brillando al mismo nivel que otras entregas de la saga, en diferentes apartados, como el sonoro. A cargo de Yoko Shimomura, la banda sonora gusta, pero tampoco sorprende en exceso, principalmente por que los mejores temas ya los habíamos escuchado durante la promoción del título. Sin embargo, se apoya en infinidad de temas de anteriores entrega que podemos ir escuchando mientras viajamos por el precioso mundo abierto. Para mi, ese emblemático Stand By Me de Florence And The Machine pasará a la historia. No es el único tema a ese nivel, pero si para mi el que más me ha gustado de esta nueva entrega, simplemente sublime.

Me ha traído al recuerdo de Metal Gear Solid V. Aquel juego me decepcionó, y me sentí contrariado al tratarse de una de mis sagas preferidas. Una vez más, se repite la historia, aunque este caso que nos ocupa, me parece incluso más grave por la larga espera que hemos tenido que aguantar para disfrutar de un Final Fantasy XV que al final, guarda en él mucha menos magia de lo que muchos esperábamos, y sobre todo, mucho menos de la que nos merecíamos tras 10 años de agonía. Se que mi opinión es posible que cambie con el tiempo. Soy consciente de las grandes bondades de esta entrega, algunas de ellas dignas de mencionar, como ese cuarteto protagonista que nos ha dejado 4 grandes personajes para el recuerdo. Al nivel de los mejores personajes de cualquier otra entrega de la saga, y especialmente ese Noctis, que sufre un dramático viaje hacia la madurez lleno de pérdidas que iremos notando en su rostro, como si fuera nuestra propia piel.

Veredicto

Gráficos - 8.3
Jugabilidad - 8.4
Duración - 8.5
Sonido - 8.5
Diversión - 7

8.1

Bueno

Final Fantasy XV llega tras 10 años de largo desarrollo. Con algunos aspectos que alcanzan la excelencia, pero con otros tantos aspectos que consiguen superar el aprobado por poco. Se trata de un gran título RPG, pero con un resultado que tras 10 años de espera y de hype contenido, nos parece a todas luces insuficiente. Una pena, por que Final Fantasy XV tiene aspectos realmente grandiosos que al final quedan en un segundo plano por la irregularidad constante de toda la obra. Eso si, que nadie se lleve a engaño, Final Fantasy XV es un gran juego con aspectos realmente cuidados y muy atractivos.

+ El cuarteto protagonista tiene carisma y gancho, en especial Noctis, que se convierte en uno de los mejores protagonistas de cualquier entrega de la saga en años

+ El sistema de batalla está muy trabajado y nos reporta grandes momentos de diversión

+ El diseño artístico es capaz de lo mejor y de sorprender gratamente

+ La versión de Stand By Me de Florence And The Machine

+ Lo épico y espectacular que se torna el juego e el último capítulo

- El capítulo 13 es simplemente tedioso de jugar. Se lo podían haber ahorrado

- El mundo abierto está vacío de ciudades de interés por visitar

- Una propuesta tremendamente irregular

- El diseño artístico es capaz también de lo peor y de sorprender de forma negativa

User Rating: 3.49 ( 9 votes)

Acerca de Urko

Urko
Alumno y Prefecto de la casa Hufflepuff del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de Erudición. Próximo estudiante de la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos. Seriéfilo, cinéfilo y amante de los videojuegos.

Podría interesarte...

Project Octopath Traveler llegará en 2018, demo disponible hoy mismo

Una de las sorpresas más agradables del Nintendo Direct ha sido la información ofrecida sobre …