Analizamos KillZone Shadow Fall

Con el nacimiento de PS4, el juego de lanzamiento más importante de la consola no fue otro que KillZone Shadow Fall, nueva entrega de los chicos de Guerrilla Games que debutan de forma notable en la nueva generación de consolas.

Uno de los juegos que sin duda alguna más estrictamente fue juzgado durante los primeros días de vida de PS4, no solo por formar parte de una saga de éxito de la que se esperan grandes cosas con cada nueva entrega, si no también por tratarse de un título exclusivo de Playstation 4,  convertido por la escasez de títulos de lanzamiento, en el juego estrella del catalogo de inicio.

Embajador por méritos propios de un aspecto visual que lucirán los juegos de esta generación de consolas que acababa de nacer, y cuyo poderío podemos empezar a disfrutar con la mejor alternativa para ello, un KillZone Shadow Fall que pese a tener algunos puntos mediocres, cuenta con el portento gráfico del que hace gala, como su mayor virtud.

Criticas positivas en todos los medios especializados, pero quizás no tan benevolentes como muchos esperaban. KillZone Shadow Fall sorprende en muchos aspectos, pero no gusta tanto como cabría esperar, o eso dicen algunos. Pasen, vean y juzguen ustedes mismos el por qué.

KillZone Shadow Fall

La historia de KillZone Shadow Fall nos sitúa 30 años después de los eventos ocurridos en KillZone 3. Esta vez los Helghast y los Vektan viven en un mismo y único mundo con una frontera dividida por un gran muro. Como es lógico pensar, dos pueblos enfrentados durante tantos años y con tanto odio en ambos lados, necesitarán algo más que un gran muro para evitar la guerra entre razas por enésima vez.

Ahí es donde entra en acción el nuevo protagonista de esta nueva entrega de KillZone; un Shadow Mashall llamado Lucas Kellan.

Tampoco daré más datos sobre la trama principal, por que para analizar un juego, tampoco resulta necesario destripar las sorpresas al propio jugador, pero hay que dejar claro desde el principio, que la narrativa en uno de los puntos menos cuidados del conjunto, y que más decepciona de este Shadow Fall. Si bien es cierto que la mayoría de los shooters (con contadas excepciones como Bioshock, Dishonored…) no hacen gala de un guión demasiado trabajados, la trama, los giros argumentales y la forma de contarlos (algunos diálogos rozan lo ridículo), era bastante más satisfactorio en anteriores entregas de la saga. Esta entrega de KillZone no llega a enganchar al jugador por la historia que se nos cuenta, y es que el desarrollo de los hechos no se explica del todo bien, y hay puntos en los que cuesta seguir el hilo de dicha trama, no se si por que el argumento en si no genera demasiado interés, o por que los personajes protagonistas tampoco derrochan demasiado carisma, algo que hace que el jugador, en lo que al modo campaña se refiere, no disfrute de un experiencia demasiado inmersiva.

Algunos equipos desarrolladores deberían de aprender de la maestría de otros a la hora de plasmar un personaje carismático, como el protagonista de “Dishonored”. Personaje que a pesar de no decir una sola palabra en el juego que protagoniza, derrocha mucho más carisma y empatía que toda esta tropa de personajes que salen tras meter en una coctelera a Schwarzenegger, Stallone y Van Damme… verdaderamente lamentable la poca capacidad de transmitir emoción alguna de algunas grandes compañías, más cuando tienen todos los ingredientes y posibilidades para poder hacerlo.

La mayoría de las novedades jugables de esta nueva entrega llegan de la mano de nuestro nuevo compañero de fatigas. Un robot búho que rápidamente tendremos que aprender a controlar, y que nos facilitará enormemente los enfrentamientos contra los Helghast. Este nuevo compañero tendrá 4 funciones principales que controlaremos con el nuevo panel táctil del DualShock 4. Así, con un ligero golpe en la parte de arriba, pondremos al búho en modo ataque. Este se adelantará a nuestra posición he investigará por el mapeado en busca de enemigos a los que atacar. Si pulsamos en la zona baja del panel táctil por contra, el búho desplegará un escudo protector que impedirá que las balas enemigas nos alcancen. Las otras dos funciones, las activaremos según pulsemos izquierda o derecha en el panel táctil, hará que el búho se ponga en posición de ataque no letal (aturdirá a los enemigos), y la otra, nos ofrecerá la posibilidad de usar nuestro compañero a modo de tirolina para poder alcanzar zonas de los escenarios que de otra forma serían inaccesibles.

Pero como ya os he dicho al inicio de este análisis, donde realmente KillZone Shadow Fall justifica el cambio generacional a las nuevas consolas, es en el apartado técnico, aunque no en todos los apartados lamentablemente. La IA de los enemigos dista mucho de ser perfecta, y en no pocas ocasiones nos encontraremos con acciones y actitudes enemigas un tanto extrañas, como por ejemplo, Helghast que se quedan atascados en unas escaleras, u otros que abandonan sus coberturas en pleno tiroteo por alguna extraña razón que yo al menos no he conseguido comprender todavía. El doblaje al castellano cumple sobradamente, tampoco es ninguna maravilla, pero más decente de lo que cabría esperar visto que las cucharas de postre de mi casa tienen más  profundidad que la trama argumental de este juego. A pesar de ello, la sincronización labial a veces chirría un poco, pero las voces han sido escogidas de forma bastante acertada.

La calidad de las texturas es simplemente brutal, y el nivel de detalle y nitidez de todos los elementos en pantalla deja en pañales a lo visto en cualquier juego de PS3. Es impresionante mirar al horizonte en los escenarios más amplios y observar el nivel de detalle que alcanza nuestra vista. Muchos de los escenarios de KillZone Shadow Fall transcurren en zonas interiores, y aunque resultan igualmente espectaculares, las zonas exteriores marcan un nuevo hito en consolas, que nos pondrá los pelos de punta al imaginarnos un juego con un mundo abierto como podría ser un Assassin’s Creed o un GTA con esta (esperemos que incluso mejor) calidad gráfica.

Los momentos de mayor acción son épicos, explosiones, disparos, humo… aderezados todos ellos con una música de lo más acertada hace que la acción sea muy dinámica, y que todo se mueva con gran fluidez independientemente del caos que haya en pantalla… e incluso efectos como la sangre, que parecen más reales ahora, y sobre todo unos efectos de luz nunca antes vistos (sobre todo en una parte concreta del juego, en un escenario que transcurre cerca del sol), ponen el broche de oro a un apartado por el que KillZone Shadow Fall se merece un sobresaliente, a pesar de que como en el resto de aspectos del juego, también este apartado tiene cosas que podrían mejorarse, como el modelado facial de los personajes, que podría ser bastante mejor.

El modo multijugador, que personalmente no he jugado demasiado, incluye interesantes novedades. Diferencia en mayor medida las clases a escoger, aunque las reduce en número. Podremos escoger entre escolta, asalto y apoyo, las cuales harán cambiar radicalmente la forma de jugar dependiendo de nuestra elección. Todas las clases tienen una habilidad principal y otra secundaria, bien diferenciadas, y en el caso de las clases de escolta y apoyo, benefician enormemente al resto de nuestro equipo.

Los modos disponibles para jugar, van desde los típicos “todos contra todos” ó “conquista de balizas”. Con la experiencia ganada además, y como viene siendo habitual en la vertiente multijugador de estos juegos, podremos ir consiguiendo nuevas armas, y mejorando las habilidades de cada una de las clases, que durarán más, y se necesitará menos tiempo para poder volver a usarlas. Todo esto, con partidas para hasta 24 jugadores simultáneos.

KillZone Shadow Fall cumple con las expectativas como juego de lanzamiento, pero se queda algo corto para todo lo que se esperaba de él. Con un sobresaliente en el apartado técnico, pero con grandes puntos negativos en lo poco profundo de su narrativa. Con un modo campaña con momentos épicos y espectaculares, pero que tampoco sorprende más allá de lo visto hasta ahora. No deja de ser un gran juego en todos y cada uno de sus apartados, y desde luego, es un grandísima forma de comenzar la nueva generación de consolas. De hecho, posiblemente, sea la mejor forma de darle la bienvenida a Playstation 4.

Veredicto

Gráficos - 8.1
Jugabilidad - 8
Duración - 8.5
Sonido - 7.8
Diversión - 7

7.9

Muy Bueno

KillZone Shadow Fall es un gran título de lanzamiento para PS4. Sin embargo esperábamos algo más de la nueva entrega de Guerrilla Games, que deja esta nueva entrega, técnicamente por delante de los anteriores capítulos, pero que en conjunto queda por detrás de la segunda y tercera entrega de la saga.

User Rating: 3.78 ( 4 votes)

Acerca de Urko

Urko
Alumno y Prefecto de la casa Hufflepuff del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de Erudición. Próximo estudiante de la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos. Seriéfilo, cinéfilo y amante de los videojuegos.

Podría interesarte...

Horizon: Zero Dawn muestra su tráiler de lanzamiento y nuevo gameplay

Horizon: Zero Dawn se luce antes de salir a la venta Ya no queda nada …