Analizamos The Division

Supongo que hacer un análisis de The Division sin hacer mención a su polémico downgrade desde que fue presentado es algo difícil, así pues, lo mejor que podemos hacer es comentarlo en las primeras lineas del análisis para poder pasar página y valorar y analizar The División tal y como se merece.

Gracias a Ubisoft, la mayoría de los usuarios han aprendido el significado de la palabra downgradey es que no es ni la primera vez, ni posiblemente la última en la que veamos tan vergonzosa forma de publicitarse por parte de Ubisoft, algo que ha hecho que sea el centro de todas las críticas, convirtiéndose en una de las compañías más duramente juzgadas en el mundo de los videojuegos.

The Division

Sin embargo, y sin necesidad alguna de justificar algunas de las “prácticas” de una compañía como Ubisoft, la cual en muchos sentidos deja mucho que desear, al Cesar lo que es del Cesar, y tan justo es hacer crítica de lo que es criticable, como de alabar lo que realmente lo merece, algo que sin duda alguna, The Division se merece.

Nos adentramos en esta aventura como un agente The Division recién activado, y daremos de pronto quizás con uno de los aspectos que menos me han gustado del juego, un triste editor de personajes que Ubisoft podría haber trabajado MUCHO más, y es que al final las posibilidades para poder crear nuestro personaje son contadas, de ahí que el resto de jugadores que nos vayamos encontrando por ahí, sean en muchas ocasiones, demasiado parecidos entre si. Por suerte, y aunque eso no quita que el editor de personajes sea muy limitado para los tiempos que corren hoy día, y sobre todo para la propuesta que nos ofrece un título como este, lo que realmente nos ayudará a poder diferenciar unos avatares de otros, será el equipo y la ropa con la que vistamos a nuestros personajes. Algo que posiblemente será una tontería para muchos, pero que a mi me ha parecido un acierto, es que la ropa no cambie los parámetros de nuestro personaje, pudiendo llevar el look que visualmente más nos guste, sin preocuparse demasiado de las mejoras que estos pudieran otorgarnos. Sólo el equipo adicional que llevemos como rodilleras, mochilas, chalecos y demás tendrán efectos en los niveles de nuestro personaje, y por suerte, no suponen un cambio visual demasiado drástico en estos.

The Division

Nos encontramos ante un juego de acción en tercera persona con un elaborado sistema de coberturas, un juego que funciona principalmente como un shooter, pero que debajo de tantos disparos esconde un abanico de diferentes géneros que logran funcionar realmente bien, como lo son los muchos elementos de RPG, con una personalización muy profunda del armamento y el equipo. Es realmente gratificante como en pocos juegos poder conseguir un nuevo arma, y desear probarla, algo que cambiará drasticamente la jugabilidad, y es que si hay algo que llama la atención, es lo bien diferenciadas que están las armas en el juego, y notaremos una gran diferencia de unas a otras cuando vayamos mejorando nuestro equipo. Poder ir evolucionando a nuestro personaje subiendo de niveles, y todo lo que conlleva las mejoras de todo nuestro inventario, como armas y diferente equipo que ampliarán y mejorarán nuestros parámetros, se convierte en uno de los objetivos principales de la propuesta y hacen de el conjunto algo realmente atractivo y adictivo. Adictivo y divertido son quizás las palabras que mejor definen a las sensaciones que produce jugar y disfrutar de este The Division, y al final, ¿no es lo que buscamos todos en un juego? Pues esta nueva IP de Ubisoft cumple en esos apartados, y con creces.

La curva de dificultad además está muy bien medida. Pronto iremos aprendido como sacar mayor partido al equipo que vayamos consiguiendo, y estaremos continuamente cambiado nuestros accesorios por otros mejores. Los enemigos de nuestro mismo nivel, serán un desafío, pero aquellos que nos superen en un sólo nivel, ya serán muy peligrosos, por ello el juego invita a ir completando misiones por orden dependiendo de nuestro nivel de jugador. Por si fuera poco, no sólo dependerá del nivel, y es que los enemigos con los que nos vayamos encontrando, serán cada vez una amenaza mayor,  poco a poco nos vamos a enfrentando a rivales más duros, astutos y mejor armados y coordinados, y la dificultad se marca de manera progresiva hasta llegar a las misiones finales, donde en más de una ocasión lo pasaremos realmente mal, incluso aunque en ocasiones nuestro nivel sea mayor que el de nuestros enemigos, además la IA enemiga, que en ocasiones brilla a gran altura mientras que en otras resulta bastante torpe, nos va a poner en verdaderos aprietos en no pocas ocasiones, siendo un desafío según vamos subiendo de nivel a nuestro personaje.

Quizás las ideas fijadas de Destiny se sienten en este The Division, pero a diferencia de la obra de Bungie, el juego de Ubisoft nos ofrece un contenido mucho más amplio, y sobre todo, con una variedad envidiable, y es que los chicos de Ubisoft realmente han tratado de ofrecer una variedad de situaciones realmente variadas en las misiones, y vaya si lo ha conseguido. Si valorásemos Destiny a día de hoy con el genial DLC como el de “El Rey de los Poseídos” seguro que no hubiera obtenido una valoraciones tan escuetas en alguna publicaciones, y a decir verdad es uno de los aspectos que más se le criticó a la obra de Bungie, poco contenido para un sólo jugador, y lo reiterativo de tener que repetir siempre las mismas misiones, algo que Ubisoft ha querido que nadie le pudiera achacar a The Division, una obra mucho más completa, y con muchas más posibilidades desde el principio

The Division

Un mundo abierto repleto de detalles que invita a ser explorado de punta a punta, en algunas zonas de la mítica Manhattan que han sido representadas a escala 1:1. Si además tenemos en cuenta que no existen vehículos en el mundo post apocalíptico del título, los grandes escenarios que debemos de recorrer se hacen realmente amplios. Además de la inmensidad de los escenarios, el título además cuenta con algunas ubicaciones interiores enormes y muy numerosas, y por suerte, todas ellas ofrecen una ambientación fantástica. Los sofisticados efectos de iluminación, el ciclo día y noche, los cambios climáticos, la enorme cantidad de detalles de los escenarios que rozan un nivel enfermizo, nos van a dejar gratamente sorprendidos en muchas ocasiones. Pese al tan comentando “downgrade”, es difícil ver muchos títulos en la actual generación de consolas que puedan competir técnicamente hablando con este The Division, pese algunos fallos importantes, entre los que destaca esa tardía carga de texturas que en ocasiones, tarda demasiado.

Pero más allá de las virtudes técnicas del conjunto, el verdadero músculo The Division radica en su propuesta jugable, una experiencia de juego realmente satisfactoria que se puede disfrutar tanto jugando en solitario como en cooperativo, ya sea con unos amigos o con unos completos desconocidos. Sin embargo, hay algo también en lo que The Division repite el mismo error que otros títulos de la compañía, y es que más allá de las misiones principales y secundarias, que son realmente las que brillan en esta propuesta,  el título ofrece un montón de contenido secundario que ir completando, como coleccionables y demás, que nunca están demás, pero que estos, si terminan por hacerse repetitivos si nuestra intención en completar el juego al 100% cumpliendo todos estos requisitos. Ya sea en Far Cry, Assassin’s Creed, Watch DogsUbisoft es la reina del relleno que ofrecen este tipo de desafíos que realmente no aportan gran cosa al conjunto, y aunque no es algo que pudiéramos sentir como algo negativo, quizás si que algunos de estos objetivos pueden resultar pesados, algo que no molesta demasiado, pues como ya hemos dicho, las misiones principales no dejan de ser geniales.

The Division

The Division

The Division va a complacer a todos aquellos amantes de los juegos de acción, y va a sorprender muy gratamente a todos los que además estén por la labor de disfrutar del resto de propuestas mezcladas en este conjunto tan atractivo, y es que The Division funciona como juego de acción, como RPG de acción y como juego cooperativo que añadirá un elemento estratégico realmente meritorio cuando juguemos con amigos u otros jugadores, haciendo la elección de nuestras habilidades tan importantes como las del resto de compañeros que vayan con nosotros.

Pero además, Ubisoft ha querido ir más allá, y en su afán por innovar, han decidido prescindir del clásico multijugador competitivo, y se han sacado de la manga la Zona Oscura, una parte del mapa bastante amplia en la que nos podremos cruzar con otros jugadores y podemos colaborar o enfrentarnos a ellos. En principio, ninguno de estos agentes de The Division serán hostiles, pero como de todo tiene que haber en la viña del señor, también podremos atacar a otros jugadores, convirtiéndonos en agentes renegados, tras lo cual se establece un precio por nuestra cabeza. Hay que reconocer que de lo que he podido disfrutar de la Zona Oscura, que no ha sido poco, normalmente la gente colabora, y son pocos los que utilizan esta zona como PVP, además, por suerte, los agentes renegados, son visualmente marcados, por lo que podremos intentar huir de aquellos que disfruten atacando a otros jugadores.

El objetivo de la Zona Oscura no es otro que el de ir eliminando personajes NPC que soltarán extraños botines normalmente más poderosos y valiosos que los que podremos encontrar en la aventura normal. Una vez que llenemos nuestra mochila de este tipo de equipamiento que siempre estará contaminado, tendremos que ir a una zona de extracción y solicitar que un helicóptero venga a buscar los objetos que hemos conseguido, para poder extraerlos, desinfectarlos y dejarlos en el alijo que encontraremos en nuestra base de operaciones o cualquiera de nuestros pisos francos desbloqueados por toda la ciudad.

A decir verdad, la Zona Oscura es una de las cosas más originales que se han visto en años referentes a las posibilidades multijugador desde que estas opciones existen. Al final nunca sabes lo que te vas a encontrar en esta zona de la ciudad. Quizás colaboras amistosamente con otros jugadores, sin pensar en la posibilidad de que esa curiosa camaradería puede terminar con una bala en la cabeza en el momento adecuado para que tu verdugo pueda hacerse con todo tu botín ante la llegada del helicóptero que recogerá todos los objetos extraídos de los diferentes jugadores. Además, en la Zona Oscura tendremos un marcador de nivel independiente al principal. Toda muerte realizada en esta zona de la ciudad nos otorgará experiencia con el que ir aumentando nuestro nivel de la Zona Oscura, aunque a diferencia del nivel principal, también podremos ir perdiendo niveles de la Zona Oscura si tenemos la mala suerte de morir a manos de nuestros enemigos. Cabe destacar, que los servidores del juego funcionan perfectamente, tanto para la búsqueda de jugadores, como para las para las misiones de la historia, o para explorar el mundo abierto.

The Division

No quiero terminar el análisis sin comentar algunos aspectos negativos del conjunto, que como todo juego, aquí también existen. Técnicamente como ya os he comentado lineas más arriba, la carga de texturas en ocasiones tarda demasiado, pero también hay otros tipos de errores como algunas animaciones imposibles por parte de algunos NPC, o la  destrucción de los escenarios, que son a la vez capaz de lo mejor, con paredes que se caen a trozos, cristales de los coches que reflejan el disparo en su lugar correctos, objetos decorativos que responden a nuestros disparos de forma correcta según donde disparemos, y todo ello con un detalle sorprendente, pero en este aspecto, también somos capaces de ver lo peor, como objetos cotidianos que sin venir a cuento son indestructibles, como bombillas, o las decoraciones de los árboles de navidad que podemos encontrar en diferentes puntos de la ciudad.

El doblaje al castellano también es algo irregular, con algunas voces muy acertadas que brillan a un gran nivel, junto con otras que chirrían tanto que parece mentira que formen parte de un mismo trabajo de doblaje. La sincronización labial también es algo que se han saltado a la torera, y que en ciertos momentos queda en en evidencia de forma exagerada. The Division nos es un juego perfecto, y no está libre de fallos, como esa incomprensible inteligencia artificial que a veces nos pondrá en verdaderos apuros por lo bien que se ejecuta, junto con otras veces en los que los NPC se abalanzarán sobre nosotros sin apenas armamento con el que hacernos frente y sin ningún tipo de equipo protector. Son fallos aún así que no ensombrecen la sensación final de que este juego, y es que al final, son bastantes más las luces que las sombras en este The Division. Ubisoft ha querido dejar claro que este juego ha sido gestado con gran mimo y dedicación por parte de de la compañía gala, y de hecho funciona como un gran representante de la nueva generación que la compañía debería de llevar por bandera, pues después de tantos trabajos de más o menos calidad, la realidad es que hasta este The Division las cosas a Ubisoft no le han salido demasiado bien en lo que llevamos de generación.

Acerca de Urko

Urko
Alumno y Prefecto de la casa Hufflepuff del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de Erudición. Próximo estudiante de la Escuela Xavier para Jóvenes Talentos. Seriéfilo, cinéfilo y amante de los videojuegos.

Podría interesarte...

Análisis Assassin’s Creed: Origins

Hacía mucho que no analizaba un Assassin’s Creed. Lo sé, principalmente por que hacía mucho tiempo también …